Top

Heal the Bay Blog

Category: ¿Qué Onda?

Seal Beach Pier, ubicado en el condado de Orange, es uno de los muelles de madera más largos de California. Fue construido a principios del siglo pasado y ha sufrido daños provocados por tormentas y un incendio en 2016 que destruyó un restaurante ubicado al final del muelle. Afortunadamente, la mayor parte del muelle se salvó de las llamas.

Al igual que el resto de los muelles públicos de California, la pesca en Seal Beach Pier es gratuita. No se requiere una licencia de pesca, pero se deben seguir sus regulaciones con respecto al tamaño y especies de peces que se pueden capturar.

El muelle está abierto al público de 6 a.m. a 10 p.m. y cuenta con comodidades que incluyen áreas para limpiar pescados, botes de basura para los desechos y receptáculos para desechar hilos de pesca usados para evitar enredos con animales y problemas de contaminación en el océano. Los pescadores disfrutan del muelle individualmente o con amigos y familiares, trayendo su propia comida y sillas para disfrutar de la pesca y cerca de la playa. Durante los fines de semana, a menudo se puede observar a familias enteras disfrutando de un día de pesca.

En Seal Beach Pier es muy común pescar corbinas, mojarras, macarelas, pejerrey y lenguados. A veces es posible ver tiburones. También he observado cómo los pescadores trabajan en equipo y a veces comparten sus cebos cuando alguien va a pescar por primera vez. Los pescadores experimentados comparten fácilmente su cebo para que todos puedan tener un buen día de pesca. 

Seal Beach Pier se encuentra dentro de la zona roja, donde se debe evitar el consumo de corvineta blanca, cabrilla, corvineta negra, pejerrey y barracuda debido a sus altos niveles de toxinas como dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) y bifenilos policlorados (PCB). Los letreros en el muelle señalan a estos cinco peces como contaminados.

Las personas que consumen regularmente peces capturados cerca de las áreas contaminadas enfrentan mayores riesgos para la salud debido a la exposición prolongada a sustancias químicas tóxicas como el DDT y los PCB.

Debido a COVID-19, el Programa Educacional Pesquero de Heal the Bay ha suspendido sus actividades educativas en este muelle. Pero una vez que las autoridades de salud lo permitan, regresaremos al muelle para educar a los Pescadores sobre el riesgo de consumir pescado contaminado que vienen del sitio Superfund cercano a la península de Palos Verdes. Manténte informado sobre nuestro Programa Educacional Pesquero consultando nuestras últimas publicaciones en el blog.


View in English



En 2021, vamos a abordar una de las grandes amenazas para nuestras aguas costeras y cuencas fluviales en Los Angeles y sus alrededores. Los siguientes tres objetivos representan las áreas clave del enfoque de este año:

Acción climática urgente

Qué estamos haciendo: Estamos pasando a la acción de forma urgente, por el clima y para empoderar a la gente, demandando cambios sistémicos, y defendiendo soluciones con múltiples beneficios que nos muevan a todos hacia un futuro más equitativo, sostenible y resiliente ante el cambio climático.

Cómo lo estamos haciendo: La crisis climática debe ser ralentizada, o las comunidades sufrirán más impactos negativos y habrá muchas pérdidas. A nivel nacional, necesitamos recobrar las políticas medioambientales rápidamente para recuperar la protección del océano, los ríos y las marismas, así como los recursos acuáticos ratificando la Ley de Agua Limpia. De forma local, apoyamos las soluciones basadas en la naturaleza para proteger las comunidades de la subida del mar, la erosión y las marejadas ciclónicas; abogar por la limpieza de los drenajes pluviales a través de espacios verdes con múltiples beneficios; y demandar una transición equitativa hacia las energías renovables. El Acuario de Heal the Bay trabaja directamente con nuestra comunidad, involucrando a los estudiantes y al público a través de la acción climática y las iniciativas educativas.

Proteger la salud pública con ciencia y divulgación

Qué estamos haciendo: Protegiendo la salud de la gente y el ecosistema a través de una educación  sobre las aguas contaminadas, los peces, y los sedimentos en nuestras playas, ríos y litoral, basada en la ciencia, la divulgación y la defensa.

Cómo lo estamos haciendo: El agua limpia y segura y los espacios verdes accesibles son fundamentales para la salud pública. Heal the Bay empuja a los líderes del gobierno a proteger a la gente en las áreas recreativas acuáticas de LA con nuevas leyes sobre la salud pública. Nuestras tarjetas-reporte de las playas, NowCast y las tarjetas-reporte del río están expandiéndose en alcance y rigor científico. Hacemos responsables a los contaminadores corporativos y las agencias públicas por el vertido de DDT en nuestra costa y concienciamos sobre la peligrosa contaminación en LA. El Acuario de Heal the Bay empodera estudiantes y familias usando tanto operaciones, como un curriculum educacional sobre las cuencas, usando narrativas acerca de la salud de las personas.

Prohibir el uso de plásticos de un solo uso de una vez por todas

Qué estamos haciendo: Eliminar la dañina polución plástica de nuestro océano y cuencas fluviales para defender la vitalidad de nuestras comunidades.

Cómo lo estamos haciendo: El legado tóxico de nuestra producción de plástico y desechos impacta nuestro día a día. Heal the Bay apoya el veto de productos desechables que dañan nuestros vecindarios y hábitats silvestres. Apoyamos la legislación para reducir y prohibir plásticos de usar y tirar en la ciudad de Los Angeles, el condado de Los Angeles, y California. Nuestro objetivo inmediato es pasar las ordenanzas locales para Dejar el Desperdicio en Los Angeles en 2021. A largo plazo, estamos poniendo los cimientos para una legislación estatal y una iniciativa para votar en 2022: una California libre de plásticos. El Acuario de Heal the Bay está inspirando el apoyo con el lanzamiento de nuevas exposiciones sobre la polución plástica y también educando acerca de su conexión con los combustibles fósiles.


Actúe

Involúcrese

Adopte una playa

Vea las novedades de nuestro acuario

Done

View in English



Funcionarios electos de Los Angeles están tomando acción legislativa para reducir la basura que se genera con la comida para llevar tras un gran incremento en el consumo del plástico de un solo uso. ¿Pero qué significa “Deja el desperdicio”? ¿Y cómo ayuda a luchar contra la contaminación por plástico? Vamos a verlo.

Deja el desperdicio es el último empujón legislativo de Heal the Bay junto a la coalición Reusable LA. #DejaElDesperdicio requeriría que los extras de la comida para llevar y a domicilio — como los utensilios de un solo uso, popotes, condimentos, servilletas y demás — fuesen facilitados a petición del usuario. Si los necesita, los puede tener. Y si no, no hace falta desperdiciar.

Añada su nombre a la petición

El consumo de plástico de un solo uso se ha disparado debido al COVID-19, incluyendo aquí en Los Angeles, donde nuestros queridos restaurantes locales se han visto forzados a depender principalmente de los pedidos para llevar y a domicilio. El consumo de plásticos de un solo uso se ha incrementado entre un 250% y un 300% desde que comenzó la pandemia, con un aumento de un 30% de basura atribuido en parte a utensilios de usar y tirar. En toda la nación, billones de accesorios para la comida se tiran cada año, muchos sin haberse utilizado siquiera. (Muchos de nosotros incluso los guardamos en el temido cajón de los extras, esperando utilizarlos algún día).

La amplia mayoría de estos objetos de un solo uso no se pueden reciclar. Suman a la crisis de basura plástica, ensucian nuestros vecindarios, ríos, el océano, y atascan los vertederos. El uso de combustibles fósiles para producir objetos de plástico que ni siquiera se usan es lo último que necesitamos durante una crisis climática. Estos efectos también presentan problemas de justicia medioambiental, con las comunidades en primera línea sufriendo desproporcionadamente por el cambio climático, la extracción de crudo, y la incineración asociada a plásticos de un solo uso.

Heal the Bay y Reusable LA están abogando por legislar #DejaElDesperdicio en la ciudad y el condado de Los Angeles. En Enero de 2021, los miembros del consejo de la ciudad de Los Angeles Paul Koretz y Paul Krekorian introdujeron una moción para un borrador de ley para #DejaElDesperdicio. Requeriría que en los casos de comida para llevar, servicio a domicilio o servicios de entrega a domicilios de terceros, todos los accesorios estuvieran disponibles únicamente bajo petición. La Junta de Supervisores del Condado de Los Angeles siguió el ejemplo y en Febrero de 2021 pasó una moción similar de forma unánime tras ser introducida por Sheila Kuehl, miembro de la junta.

Esta legislación reconoce que los miembros de la comunidad pueden necesitar pajitas/ popotes/pajillas, utensilios y / u otros accesorios para alimentos de un solo uso. Es crucial que los restaurantes y las aplicaciones de entrega de terceros promuevan y brinden opciones para todos. Este modelo “a pedido” está estructurado intencionalmente para cumplir con todos los requisitos y adaptaciones de la ADA para garantizar un acceso equitativo para disfrutar fácilmente de comidas en el lugar, comida para llevar o entregas en los restaurantes de Los Ángeles. Según esta ordenanza, las empresas pueden proporcionar accesorios para alimentos a los clientes que los soliciten.

Restaurantes y aplicaciones de entrega a domicilio deberían por defecto, no entregar accesorios de un solo uso para los pedidos, a menos que el cliente los solicite. Cambiar a este modelo de accesorios “bajo pedido” elimina basura innecesaria y ahorra dinero a los establecimientos. Los Angeles ha hecho esto antes con los popotes bajo pedido. En un momento en el que los negocios pequeños y los restaurantes están luchando por mantenerse a flote, esta es una solución simple para recortar costes excesivos y contaminación por plástico. Apoyamos estas ordenanzas porque son una solución donde todos ganan, las comunidades de LA, los negocios y el medioambiente.

Contamos con su apoyo para pasar esta ordenanza, así que pase a la acción mediante los enlaces de aquí abajo y manténgase a la escucha para más novedades de #DejaElDesperdicio.

Pase a la acción!

Firme la petición

Comparta este post de Instagram

Unase al grupo de Facebook @REUSABLELA

View in English



Belmont Veterans Memorial Pier está ubicado en Long Beach, cerca del vecindario Belmont Shore. El muelle actual se inauguró en 1967 y tiene 1.800 pies de largo. Al final del muelle, hay una gran área hexagonal con dos “alas” que se extienden 120 pies desde cada lado, lo que le da al muelle una forma de T general.

Belmont Pier es popular para pescar y, al igual que otros muelles, no se requiere una licencia de pesca para pescar allí. Sin embargo, los pescadores deben asegurarse de seguir las regulaciones de pesca con respecto al tamaño, límites y temporadas para ciertas especies.

Durante los últimos 18 años, el Programa Educacional Pequero de Heal the Bay (AOP, por sus siglas en inglés) ha estado educando a los pescadores en Belmont Pier (y otros 7 muelles) sobre la contaminación de peces, cuales evitar consumir y qué peces son seguros para el consumo. AOP es parte de Fish Contamination Education Collaborative (FCEC), que es administrado por la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA) como parte de un programa de divulgación y educación pública de gran alcance sobre el sitio Superfund de Palos Verdes Shelf.

El muelle de Belmont está ubicado en la zona roja, donde los niveles de DDT y PCB son altos debido a la cercanía con el sitio contaminado. Estas toxinas pueden viajar a través de la cadena alimentacia y acumularse en ciertos peces. Los peces capturados en la zona roja que no deben consumirse son la corvineta blanca, corvineta negra, cabrilla, pejerrey y barracuda.

Nuestro Programa Educacional de Pesca está actualmente suspendido debido a COVID-19, pero cuando estuvimos presente, el muelle de Belmont fue regularmente uno de nuestros principales muelles en términos de cantidad de pescadores. En 2018, llegamos a 9.801 pescadores en 8 muelles en la región de Los Ángeles; Los miembros del equipo de AOP visitaron todos los muelles durante la misma cantidad de tiempo, pero hablaron con más de 2.500 pescadores solo en Belmont Pier (aproximadamente el 25%).

Cuando llevamos a cabo actividades de divulgación con los pescadores, también recopilamos datos sobre los tipos de peces que capturan y códigos postales de dónde residen. En el 2018, recopilamos códigos postales de 1,165 pescadores en Belmont Pier. Los códigos postales de donde provenían la mayoría de los pescadores incluían Long Beach, así como las áreas circundantes de Carson, Bellflower, Paramount y Huntington Park. La recopilación de estos datos ayudan a garantizar que la divulgación también se lleve a cabo en las comunidades donde viven los pescadores, a través de nuestros socios de FCEC.

En el 2018, documentamos que los pescadores en Belmont Pier capturaron 1,051 peces (durante un tiempo total de encuesta de aproximadamente 144 horas). De esos peces, la mayoría (85%) eran macarelas. Descubrimos también que 61 (o el 6%) de esos peces estaban en la lista de “no consumir”, incluida la corvineta blanca, pejerrey y cabrilla. Es necesario continuar educando a los pescadores sobre la contaminación de peces y asegurarse de que tengan los conocimientos necesarios para protegerse a sí mismos y a sus familias.


View in English 



Hermosa Beach Pier antes de la pandemia

El muelle de Hermosa Beach es uno de los muelles más tranquilos para pescar en la bahía de Santa Mónica. Está rodeado de hermosas playas, bares y restaurantes. Es un muelle muy sencillo sin vendedores ni restaurantes, poca gente caminando, pocos pescadores y una hermosa vista para ver el atardecer.

El muelle, construido en 1965 y renovado a principios de 2000, se extiende a 1,140 pies sobre el océano. Está abierto para todos los visitantes, así como para la pesca desde las 6:00 am hasta las 10:00 pm. Los pescadores deben asegurarse de seguir las regulaciones de pesca, asi como el tamaño de peces, límites y temporadas de ciertas especies que no se deben capturar. El lanzamiento de la caña de pesca por encima de cabeza de otras personas y el tirar basura en el muelle son actividades prohibidas.

Hermosa Beach Pier antes de la pandemia

La pesca es muy relajante en el muelle de Hermosa Beach. Los pescadores capturan con frecuencia macarelas, umbrina roncador, corbinas, sardinas, entre otros peces. También es común capturar la corvineta blanca, pero hay que evitarla porque es uno de los peces que están en la lista de “No consumir”. Esta lista contiene peces que no deben consumirse debido a los altos niveles de contaminación por DDT, PCB y mercuriotambién en esta lista se encuentran la corvineta blanca, cabrilla, corvineta negra, pejerrey y barracuda.

El Programa Educacional Pesquero de Heal the Bay educa a los pescadores de muelles y costa en los condados de Los Ángeles y Orange sobre los riesgos de consumir peces contaminado con toxinas como dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) y bifenils policlorinados (PCBs). Actualmente estamos en pausa debido al COVID; pero estaremos reanudando nuestras actividades en los muelles cuando las autoridades de salud locales lo permitan, y los miembros de nuestro Equipo Educacional Pesquero continúen educando sobre estos peces que no se deben consumir.

No se requiere una licencia de pesca para pescar en el muelle de Hermosa Beach, pero si pesca en las playas alrededor del muelle, tendrá que comprar una licencia.

En todo el estado, el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California (CDFW, por sus siglas en inglés) ofrece dos días de pesca gratis cada año donde no se requiere una licencia para motivar a los nuevos pescadores a esta actividad. En el 2021, esas fechas son el 3 de julio y el 4 de septiembre. Pescar en un muelle o en un día de pesca gratis es una excelente manera de probar un nuevo pasatiempo o cenar para su familia. CDFW ofrece algunos videos instructivos para principiantes y el grupo de Fish Contamination Education Collaborative (FCEC) ofrece videos sobre cómo preparar peces de forma segura. ¡Feliz pesca!

View in English



Las playas son unos de los grandes tesoros de Los Angeles, y deberían ser accesibles para todos.

 

El Acuario de Heal the Bay dispone de sillas de ruedas para la playa de alquiler gratuito desde el 26 de Diciembre de 2020 en el muelle de Santa Mónica.

Estas sillas de ruedas manuales para la playa son de cortesía y están disponibles durante dos horas, durante las que se requiere un documento de identificación con fotografía como señal del alquiler. Las sillas están disponibles por orden de llegada durante el horario de apertura, los sábados y domingos.

 

Dónde:

1600 Ocean Front Walk
Santa Monica, CA 90401

Cuándo: 
Saturday – Sunday
9:30 AM – 2:30 PM

Más información: 
(310) 393-6149
aquarium@healthebay.org

 

Santa Mónica tiene varios senderos accesibles para llegar al agua. Los más cercanos al muelle de Santa Mónica son Santa Monica State Beach, Arizona Avenue, y Bay Street. Descargue este mapa de la Comisión de Discapacidad de la Ciudad de Santa Mónica: Mapa de accesibilidad de Santa Mónica

El alquiler de sillas de ruedas sigue disponible a pesar de que el acuario de Heal the Bay esté temporalmente cerrado para acomodar el distanciamiento social y ayudar a reducir la transmisión de COVID-19. La salud de nuestros seguidores, socios, trabajadores y resto de la comunidad sigue siendo nuestra prioridad más alta.

 


 

El programa de sillas de ruedas para la playa es posible gracias a la financiación por parte de The Coastal Conservancy.

The Coastal Conservancy es una agencia estatal de California, establecida en 1976, para proteger y mejorar el suelo natural y las vías de agua, ayudar a la gente a llegar hasta la naturaleza y el aire libre y disfrutarlos, y a mantener las economías locales a lo largo de la costa Californiana. Actúa junto a otros para proteger y restaurar, e incrementar el acceso público a la costa de California, al océano, a las cuencas costeras y la zona de la bahía de San Francisco. Su visión es la de una costa bella, restaurada, y accesible para las generaciones de californianos existentes y venideras.

Para seguirlos en redes sociales:



Necesitamos su ayuda para hacer responsables a los contaminadores y a sus aliados políticos.

Una reciente investigación del LA Times destapó que la corporación contaminadora Montrose no solo vertió medio millón de barriles con residuos contaminados con DDT en la bahía, el doble de lo estimado, sino que junto a agencias del gobierno escondieron el vertido cerca de la isla Catalina durante décadas, exponiendo a personas, animales y ecosistemas marinos enteros a uno de los compuestos químicos tóxicos más peligrosos que se ha hecho nunca.

Heal the Bay está presionando a las agencias y a los cargos electos para que se ocupen de limpiar el DDT y protejan la salud pública.

Foto de LA Times, David Valentine, ROV Jason

Originalmente desarrollado como insecticida, el compuesto químico DDT es conocido hoy en día por su impacto en la salud y la destrucción del medioambiente. El DDT es especialmente devastador porque nunca desaparece. El productor de DDT más grande de los Estados Unidos, Montrose Chemical Corporation, tenía su base en Torrance entre 1947 y 1982. Y durante esa época vertieron cientos de toneladas de residuos tóxicos al océano en la zona de Palos Verdes. Fueron a juicio y terminaron pagando un acuerdo, y el área fue designada como superfund site (zonas contaminadas de Estados Unidos que requieren una respuesta de limpieza a largo plazo por contener contaminantes nocivos) por la EPA en 2000.

Décadas más tarde, nos enteramos de que la misma corporación contaminadora vertió cerca de la isla Catalina el DOBLE de DDT que se había estimado previamente, junto a otros compuestos tóxicos además. Nadie está rindiendo cuentas por ese medio millón de barriles que se están filtrando a nuestro suelo marino hoy en día.

Las agencias gubernamentales necesitan redoblar sus esfuerzos de una forma clara. No nos podemos escurrir de estos desastres del pasado. Y tampoco podemos ignorar los retos que suponen estos compuestos tóxicos para el presente y el futuro.

Las pruebas demuestran que el DDT ha entrado en la cadena alimenticia, afectando la salud de miles de personas que comen alimentos del mar procedentes de la bahía, y también está llevando a especies, como las águilas calvas, hacia la extinción. La comunidad científica y los expertos en salud están preocupados por el impacto a largo plazo de la bioacumulación de DDT en el océano.

LA no puede esperar otra década para lidiar con los compuestos tóxicos en nuestro océano. La crisis climática está acelerando la subida del nivel del mar y las temperaturas, que ya de por sí tienen un impacto suficientemente negativo en el océano y nuestras comunidades.

Heal the Bay está lista para embarcarse en otra batalla para proteger nuestro océano, hacer responsables a los contaminadores, y a mantener al público, especialmente a los pescadores locales y usuarios recreativos del agua, informados sobre los riesgos para la salud del legado tóxico de DDT en LA. Su contribución posibilita nuestra misión de mantener el agua limpia para todos. Done a Heal the Bay.

Traducido por Beatriz Lorenzo


View in English



angler outreach los angeles county

El sur de California ofrece una variedad de muelles con todo tipo de actividades para los lugareños y visitantes, además de servir como lugares privilegiados para la pesca deportiva y de subsistencia. Anteriormente hablamos del muelle de Venice como un favorito de la pesca local. Ahora dirigimos nuestra atención al muelle de Redondo Beach, un muelle preferido por los pescadores para la pesca de macarela que se puede capturar durante el año.

El muelle de Redondo Beach es un hermoso lugar para caminar, disfrutar de la vista al mar, comer y pescar. El muelle fue construido originalmente en 1889 y ha sufrido numerosas interaciones a lo largo de los años. Es único porque es el muelle “interminable” más grande de la costa de California. Se considera “interminable” porque tiene forma de herradura y no tiene un final como un muelle tradicional. Los pescadores son diversos aunque ciertos grupos étnicos como los filipinos son más comunes en el muelle.

Desafortunadamente, este muelle se encuentra dentro de la zona roja, al igual que otros muelles de la Bahía de Santa Mónica, donde ciertos peces no deben consumirse debido a su alto contenido de químicos tóxicos (DDT y PCB) y debido a la proximidad al sitio Superfund Palos Verdes Shelf. Los peces que no deben consumirse son la corvineta blanca, corvineta negra, cabrilla, pejerrey y barracuda.

En una visita reciente en noviembre de 2020, observé plena actividad pesquera, vi familias con niños, que en gran medida desconocían los riesgos de consumir peces contaminado.

Habían carteles con avisos en diferentes partes del muelle que recordaban a los visitantes que mantuvieran una distancia social de 6 pies para reducir la transmisión del coronavirus. A pesar de las señales, muchos de los pescadores no llevaban mascarillas protectoras.

Antes de la pandemia, este muelle operaba las 24 horas del día y era común ver a numerosos grupos de pescadores de subsistencia en la noche pasando largas horas para obtener sus capturas.

Esperamos que los miembros de nuestro Equipo Edcuacional Pesquero pronto pueda continuar educando a nuestra comunidad en los muelles locales sobre los riesgos de consumir pescado contaminado dentro de la zona roja. Por ahora, continuaremos conectándonos con pescadores a través de nuestras publicaciones de blog, redes sociales y presentaciones educativas en inglés y español.

View in English



El equipo de comunicaciones de Heal the Bay conversó con Shelley Luce, directora ejecutiva de Heal the Bay, y discutió a fondo su reacción a la historia del diario Los Angeles Times que descubrió el vertido de barriles con DDT cerca de la isla Catalina que ocurrió hace más de tres décadas.

¿Cuál es tu reacción al artículo reciente del LA Times sobre la contaminación por DDT en la Bahía de Santa Monica?

Estoy impactada. Conocemos el sitio superfund de Palos Verdes. Fuimos parte de las investigaciones científicas y legales que se realizaron en las décadas los ‘80 y ‘90. En 1990, los EE. UU. y agencias estatales, presentaron una demanda contra Montrose Chemical Corporation y otras tres empresas, que finalmente se resolvió en el 2001. Heal the Bay ayudó a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) a crear el Programa Educacional Pesquero para informar a los pescadores locales de subsistencia sobre cómo los desechos tóxicos contaminan a los peces que capturan para sus familias y cómo mantenerse sano y salvo.

Pero estos barriles de DDT arrojados cerca de Catalina no formaron parte de la discusión.

Se necesitaron años para negociar los requisitos de limpieza para el sitio de Palos Verdes. Es simplemente inimaginable que la EPA, el Departamento de Justicia (DOJ) y la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos sabían sobre la contaminación adicional y no la incluyeron en los requisitos de limpieza y mitigación.

Los impactos de medio millón de barriles con fugas de DDT son de largo plazo.

El DDT es una sustancia química devastadora porque persiste en el medio ambiente y porque puede ingresar a la cadena alimenticia, biomagnificarse, causar daño a un número incalculable de peces, mamíferos marinos y aves, así como tambien a personas en comunidades vulnerables. Este devastador descubrimiento de barriles con DDT en aguas cercanas a la isla de Catalina es otro golpe para nuestro océano. Los océanos ya están afectados por los impactos del cambio climático, calentamiento y acidificación, sobrepesca y por la contaminación de otros productos hechos por el hombre destinados a “mejorar” la vida, como los plásticos, que nunca se biodegradan ni abandonan el medio ambiente.

¿Qué podemos hacer para responsabilizar a los contaminadores?

Es muy dificil. A veces, como organizaciones sin fines de lucro, tenemos que luchar contra corporaciones poco éticas e incluso con nuestros propios gobiernos. Hoy hablamos del DDT de Montrose Chemical Corporation, el mes pasado vimos como a Exide se le permitió alejarse del desastre tóxico que crearon durante tres décadas y que afectó a más de 10,000 propiedades residenciales y a más de 110,000 residentes en el este de Los Angeles, Boyle Heights, Commerce, Bell Gardens, Vernon, Cudahy, Maywood, Bell y Huntington.1

Las corporaciones pueden irse, los funcionarios de gobierno lo pueden hacer tmbien, pero nuestras comunidades se quedan.

Este DDT fue vertido hace décadas y se pudo llegar a un acuerdo para cubrir parte de esa contaminación. Ahora tenemos que renovar esa lucha para que estos contaminadores rindan cuentas.

Comenzaremos preguntando a la EPA, Departamento de Justicia (DOJ,por sus siglas en inglés), Comisión Costera y Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos qué jurisdicción tienen para hacer más reclamos contra las partes responsables del vertido de DDT y colaborar con agencias que demuestren que quieren solucionar este problema. Exigimos soluciones y tomaremos medidas para lograrlas.

¿Qué más se necesita hacer para proteger a las comunidades y sus hábitats?

Además de la acción legal, hay tres cosas que debemos hacer:

1. A través de nuestro Programa Educacional Pesquero, Heal the Bay ha educado a más de 170.000 pescadores de muelles y zona costera en los condados de Los Ángeles y Orange sobre los riesgos de consumir peces locales contaminados con DDT y PCB y necesitamos mucha más educación para las personas que dependen de los peces que capturan para alimentar a sus familias. Esto debe estar dirigido para llegar a las personas más vulnerables, en sus propios idiomas y en los lugares donde se sientan cómodos para recibir esta información.

2. Necesitamos un monitoreo más frecuente y extenso de los sedimentos, peces del océano y peces capturados para la venta, para poder determinar los niveles de contaminación que pueden dañar a los animales y a las personas que los consumen.

3. Debemos buscar la forma de limpiar el DDT y PCB que se encuentran en nuestro océano. Sabemos que el proyecto piloto para cubrir parte del sitio de Palos Verdes no fue exitoso, pero no significa que lo olvidemos. La EPA, Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y otras agencias deben convocar a expertos que puedan dar soluciones, hasta encontrar la forma de lidiar con este legado tóxico.

¿Qué crees que debería hacerse? Contáctanos.

View in English

1 East Yard Communities for Environmental Justice



El Programa Educacional Pesquero de Heal the Bay, a través del Grupo Educacional sobre Contaminación de Peces (FCEC, por sus siglas en inglés) de la EPA, ha estado visitando ocho muelles en los condados de Los Ángeles y Orange durante los últimos 17 años, hablando con pescadores sobre la contaminación de peces y cómo mantenerse seguro y saludable. Muchos pescadores vienen a la costa para pescar y alimentar a sus familias. Nuestra investigación anterior indica que el 78% de los pescadores de muelles pescan para subsistir.

Para comprender mejor a la comunidad de pescadores locales, nuestro equipo educacional recopila información de los códigos postales de las personas que pescan en los muelles y a lo largo de la costa. Recientemente analizamos los datos de estas encuesta del 2018 y 2019. Nuestros hallazgos nos ayudarán a comprender major de donde vienen los pescadores y cómo servirlos mejor.

En 2019, hablamos con 8.488 pescadores y recopilamos códigos postales de 3.052 de ellos. Recopilamos códigos postales solo de pescadores que fueron encuestados por primera vez. La mayoría de estos códigos postales (3.001) eran de California. El resto probablemente fueron de turistas y visitantes. Incluso hablamos con algunos de ellos que provenían de lugares tan lejanos como Alaska. ¡Pescar en Alaska es seguramente diferente a LA!

Tanto en el 2018 como en el 2019, una ubicación tuvo la mayor densidad de encuestados: Hawthorne (90250), una ciudad en South Bay en el suroeste del condado de Los Ángeles que limita con la autopista 105 al norte y la autopista 405 al oeste. Según el LA Times y datos de censo, Hawthorne es un área diversa en South Bay y en el condado de Los Ángeles, con una población que consta de 44,2% latinos, 32,4% negros, 12,9% blancos y 7,6% asiáticos.

Tanto en el 2018 como en el 2019, tres códigos postales aparecieron en los cinco principales códigos postales de los pescadores y fueron: Compton y Willowbrook (90222), Long Beach (90805) y South El Monte (91733).

En ambos años, muchos pescadores vinieron de áreas del Valle de San Gabriel, incluyendo South El Monte y Rosemead. La demografía de estas dos áreas es bastante diferente: el South El Monte tiene una población predominantemente latina (86,2%), Rosemead tiene una división más pareja entre las poblaciones asiáticas (48,6%) y latina (41%).

Se ha demostrado ampliamente que las personas de color se ven afectadas de manera desproporcionada por la contaminación. Esta injusticia ambiental incluye la contaminación del aire, agua, vertimiento de desechos, extracción y refinación de petróleo, contaminación de peces y otras. Muchas de las comunidades de donde provienen los pescadores tienen altas cargas de contaminación. En CalEnviroScreen, una herramienta que recopila información ambiental, de salud y socioeconómica para producir un puntaje que muestra las comunidades son más afectadas y las más vulnerables a la contaminación.

Es imperativo que nuestro Programa Educacional Pesquero eduque y llegue a las personas de manera efectiva para proteger la salud pública. Por ejemplo, si los pescadores hablan español, chino y vietnamita como primer idioma, es posible que las señales de advertencia y otros recursos sobre la contaminación de peces no sean efectivos si solo están escritos en inglés.

Nuestro Programa Educacional Pesquero ha empleado a un equipo multilingüe que involucra directamente a los pescadores locales sobre la contaminación de peces y cómo mantenerse a salvo. Hemos producido materiales y recursos educativos en inglés, español, chino y vietnamita.

Utilizando los resultados de nuestra encuesta sobre el código postal, pudimos crear un mapa para saber de dónde vienen los pescadores en el condado de Los Ángeles, y a través de él hemos visto muchas oportunidades de llegar con programas adicionales en áreas específicas. Asegurarse que haya información accesible y relevante en todos los programas de Heal the Bay, podría aumentar la cantidad de personas a las que llegamos y poder maximizar el impacto de nuestro trabajo, especialmente en las áreas de códigos postales de donde provienen la mayor cantidad de pescadores.

Es interesante también poder utilizar nuestro análisis de encuestas de código postal para evaluar la eficacia de otros programas de Heal the Bay y poder llegar a las comunidades de donde provienen los pescadores. En el año 2017, el Acuario de Heal the Bay organizó 24 excursiones para 1,217 estudiantes de escuelas que estuvieron ubicadas en los principales códigos postales de donde provienen los pescadores. En ese mismo año, el programa Speakers Bureau de Heal the Bay ofreció charlas gratuitas (anteriormente en persona y ahora virtualmente) en todo el condado de Los Ángeles, y dimos 39 charlas a 2,985 personas con códigos postales de donde provienen los pescadores. Si bien Heal the Bay lleva a cabo actividades de divulgación y brinda educación en muchas de las comunidades donde se encuentran los pescadores, hay mucho espacio para el crecimiento y mucho más por hacer. Estamos emocionados de continuar nuestro análisis y encontrar nuevas formas de involucrar a los pescadores y sus familias con información útil.

View in English


Aprende más: